Las mejores historias de emprendedores salvadoreños

Reu9

R E- U S E L A T A M // NO TENEMOS PLANETA B

Me encanta que se haya puesto de moda cuidar y tomar acciones que nos permitan preservar nuestro planeta, la verdad ya era hora, ojalá esta moda perdure para siempre y logremos salvar a nuestra madre tierra, de verdad nos necesita. 

Por eso hoy les quiero contar la historia de María Elena y como su emprendimiento tiene un impacto positivo en el planeta.

                                    

 ¿Cómo nace la idea?

La idea de empezar con Re‐Use nace muchos meses antes de finalmente dar “el paso”. En Diciembre 2017 asistí a una liberación de tortugas en la Costa del Sol con Fundación Domenech y su proyecto Callotl. Antes de la experiencia de liberar a una tortuguita con horas de nacida, nos explicaron como el plástico, la falta de conciencia con el medio ambiente y un pobre manejo de residuos en el país están acabando con el eco‐sistema y las especies de tortugas que tenemos la dicha de recibir en nuestras playas. Esa breve plática, tocó muchísimo mi forma de pensar y decidí cambiar mis hábitos de consumo, empecé a informarme, deje de usar plástico donde tenía mejores opciones (por ejemplo; el cambio más inmediato fue empezar a utilizar termos para agua y dejar de comprar botellas, adquirí mi pajilla metálica, etc.)

 

En Enero 2018, inicié mi maestría en economía social y a lo largo de las clases, resonaba conmigo la idea de iniciar una empresa que tuviera un impacto positivo en la comunidad y una causa social y no únicamente la meta de generar beneficios económicos. Siete meses después, en Julio 2018 de visita en Honduras, platicando con mi mejor amiga, llegamos a la conclusión que para poder ayudar al medio ambiente y realmente generar conciencia ecológica más que comprar una pajilla metálica o andar un termo era necesario fortalecer la educación, enseñarle e informarle a todas las personas de cuán grande es el impacto positivo de cambiar de hábitos y ser eco‐amigables y ahí nace Re‐Use. En cuestión de horas nos decidimos a empezar la empresa, escribimos el plan de negocios, decidimos el nombre, los colores, diseñamos el logo y creamos el perfil de la marca en redes sociales.

Regresé a El Salvador, puse manos a la obra, investigué el mercado, decidimos no solamente trabajar en disminuir el consumo de plástico de un solo uso, sino también, en minimizar el impacto de la industria textil y que nuestra materia prima fuera tela reutilizada y rescatada, importamos los primeros productos, me puse a trabajar con nuestra costurera, detrás de muchas muchas horas de prueba y error finalmente nos decidimos por el diseño del estuche de tela reutilizada para las pajillas. En Noviembre regresé de visita a Honduras y empezamos a vender al mismo tiempo a través de redes sociales en El Salvador y en Tienda Valú en Tegucigalpa.

¿Existieron fracasos antes de que la idea resultara?

Sí, empezamos con todas las fuerzas pero por motivos de proyectos simultáneos, mi mejor amiga tuvo que tomar la decisión de dejar Re‐Use y por el tema de mi trabajo, mi maestría, y otros compromisos, el proyecto perdió un poco de fuerza. Re‐Use se detuvo por un poco más de 1 mes.

 

 ¿Porque el nombre de su empresa, de donde nace?

Nos decidimos por el nombre de Re‐Use porque creemos que de todas las acciones ecológicas es la que mayor impacto tiene para el medio ambiente. Está bien rechazar, está bien reciclar, pero contra el monstruo enorme del plástico y la comodidad de la industria hoy en día, logramos mayor impacto reutilizando lo más que podamos. Y además, como Re‐Use el nombre significa lo mismo, así sea se pronuncie en español o en inglés.

 ¿Quiénes son sus creadores?

Actualmente detrás de Re‐Use estamos 4 personas, además de mí, Ricardo Díaz mi novio, quien es mi mano derecha para todo. Mi hermano Alejandro, que nos apoya dejando producto a clientes y en días de mercadito con Alma Verde y Mariita que es nuestra costurera estrella de Re‐Use.

 ¿Cómo deciden formalizar la idea?

Después de estar “en pausa” por 1 mes, una persona, me preguntó muy entusiasmado por el proyecto y su confianza en la idea y en seguir aprendiendo del tema ambiental, me motivó a retomarlo definitivamente aunque significara muchas horas de trabajo, desvelo, y ningún fin de semana libre. Pusimos manos a la obra, me decidí a invertir más y ampliar nuestro catálogo de productos, me informe sobre un mejor uso de redes sociales y buscamos un lugar para ubicar nuestros productos físicamente. El Club Salvadoreño nos dio la oportunidad de vender nuestro kit de pajilla metálica para la temporada navideña y para Febrero 2019 tenemos la dicha de que Cinco Hotel y Soya Nutri Bar y la comunidad Alma Verde nos abren las puertas para ser parte de la familia de su familia de emprendedores, con nuestros productos y nuestro mensaje.

A partir de ahí, al ver la aceptación que ha tenido entre los salvadoreños, las pláticas con nuestros clientes que nos visitan en los mercaditos los domingos, estamos constantemente trabajando más ideas y pensando de que más formas se puede concientizar y ayudar al planeta. Actualmente además de nuestros productos, compartimos nuestra aventura con nuestra comunidad, clasificando residuos, aprovechando centros y actividades de acopio, reutilizando y ¡hasta compostando en casa!

¿Cual es su producto estrella ?

Para nosotros, ¡todos son productos estrellas! Jaja pero realmente el producto que más prefieren los salvadoreños es nuestro kit de pajilla metálica Re‐Use. Creemos que es porque adquiriendo y usando este kit estas ayudando al planeta en dos sentidos claros, dejando a un lado el plástico de un solo uso al usar una pajilla metálica y minimizando el impacto de la industria textil, usando tu estuche de tela reutilizada. Además, es súper pequeño, liviano y practico de llevar a todos lados.

¿Cuáles son las metas a corto y largo plazo?

A corto plazo queremos posicionarnos más en el mercado salvadoreño para que más personas sepan que si existen mejores alternativas para hábitos de consumo eco‐amigables. A mediano plazo queremos dedicarnos principalmente a la educación ambiental con temas y talleres que se vuelvan herramientas para los salvadoreños y que más personas se decidan a tomar manos a la obra y vivir de una forma más consciente ecológicamente. Y a largo plazo, soñamos con posicionarnos en la región.


 

 Consejo para emprendedores que no se deciden

 

Lo importante es empezar. No se va a tener todo resuelto ni se va a saber todo pero si tienen una idea que les hace eco en el corazón y en la que creen, vale la pena lanzarse. No va a ser fácil, hay que tener un plan, informarse constantemente, trabajar mucho y sacrificar muchas cosas pero vale la pena terminar el día con una sonrisa, feliz de lo que poco a poco se va a logrando.

Conoce más de Re use Latam siguiendolos en sus redes sociales https://www.facebook.com/reuse.latam/

https://www.instagram.com/reuse.latam/