Las mejores historias de emprendedores salvadoreños

Pibo portada

PIBO

¡Hola a todos! ¿Cómo están?

Hoy, estamos muy alegres porque nuestro Workshop del sábado pasado fue todo un éxito y queremos darles las gracias a todos por participar y ser parte de este proyecto. ¡Mil gracias!

Los emprendedores de hoy son creadores de unos diseños super lindos. Estamos hablando de Pibo. Un producto nacional que nace de Joshua Armando Nieto Pineda, actualmente estudiante de Relaciones Públicas.

Pibo se dedica a la creación de peluches-cojines de varios diseños, entre los que podemos encontrar: Pandas, Conejos, Koalas, Perezosos y osos polares y aunque parezca increíble también crean cojines en forma de sandias y paletas.

Algunos  de sus clientes usan estos cojines para decorar sus habitaciones y hogares, mientras que otros los usan como regalos y detalles para esas personas especiales y algunos más, se los regalan a sus hijos para jugar.

Según Joshua, esto va muy de la mano con el objetivo final de Pibo, que es dar felicidad a los niños del hogar, y dar ese toque distinto a nuestras casas.

El nombre de este emprendimiento nace a raíz del apellido materno de Joshua, según nos cuenta el siempre ha tenido a su madre como inspiración para su vida. Y por esto, eligió el apellido “Pineda” como principio para Pibo, el escudo que simboliza este apellido es un pino y un lobo, así que “pi” viene de pino y “bo” de lobo.

La idea de Pibo nace cuando Joshua siente el deseo de llevar sus diseños a algo más tangible, algo que pudiese estar cerca de las personas. Decidió seguir los pasos de su mamá, quién en su juventud tuvo una escuela de arte y decoración donde realizan peluches y muñecas, Joshua buscó muchas fotos de esta época de su madre y comenzó a realizar lo que ella le había enseñado desde pequeño. El siempre piensa en su frase favorita “Si no hay creatividad y pasión, vas por el mal camino”.

Tal y como él nos cuenta, el camino del emprendedor muchas veces es a ciegas, y por esto Joshua, como todos, ha enfrentado situaciones adversas y difíciles. Uno de los obstáculos de Pibo ha sido el apoyo financiero, sus bases económicas han nacido desde sus ahorros para poder conseguir materia prima y materiales. Sin embargo, en muchas ocasiones ha perdido recursos por no conocer bien el camino para emprender.

Otra dificultad que tuvo fue colocar sus diseños en telas, algunos proveedores de sublimación no lo hacían correctamente pero optó por seguir buscando hasta encontrar un proveedor que combinara a la perfección con sus lindos diseños.

Sin embargo, el creador de Pibo fue aprendiendo con cada error y mejorando su producto hasta llegar a ser lo que es hoy.

El consejo de Pibo es muy peculiar porque nos comparte esta frase de Alicia en el país de las maravillas: “-Tu país debe ser algo lento –le indica la Reina Roja-. Aquí, tienes que correr a toda velocidad para poder permanecer en el mismo lugar, y si quieres desplazarte a otro… ¡Entonces, debes correr el doble!”.

Joshua considera que todos los futuros emprendedores deben saber que el comienzo nunca será fácil y que deben pensar en perseverar. “Debemos de entregar y trabajar el doble por nuestra marca o empresa, y el esfuerzo que pongamos nos será recompensando”, asegura el creador de Pibo.

Los retos que este joven se ha planteado son: registrar legalmente su marca, lograr más clientes, y crear más notoriedad en el mercado. Además le gustaría posicionarse en el mercado internacional y ser reconocido por el valor de su marca.

Como siempre les dejamos las redes sociales de Pibo para que los busquen y compren estos lindos detalles para todas esas personas especiales en sus vidas.

Facebook Pibo

Nos leemos pronto 🙂