Las mejores historias de emprendedores salvadoreños

Limary2

Limary’s, collares hechos con tela y mucha perseverancia

Lo que comenzó como una plática entre amigas, terminó en una empresa formal de collares y accesorios hechos con tela y a mano. Esta es la historia de Limary’s, una empresa salvadoreña que surgió con la inquietud de dos jóvenes amigas que vieron en la moda de los collares de tela una oportunidad para emprender.

¿Cúantas veces uno ha soñado con poner un negocio y lo comenta, lo planea, se ilusiona y no halla el momento de tomar impulso? Pues eso les pasó a las amigas Liliana Monroy y María José Ruiz. Ellas sentían la necesidad de generar algunos ingresos extras a su economía, y les gustaba hablar entre ellas de poner un negocio de un producto que ellas pudieran elaborar con sus propias manos. Al principio, platicaban mucho al respecto, pero no arrancaban. Les gustaba la idea de los collares de tela y hasta pensaron que sería fácil hacerlos, pero se dieron cuenta que requerían más atención de su parte.

Un día, por fin, hicieron el primer collar y, al poco tiempo, ya estaban formalizando su negocio, pues se encontraron que a la gente le gustaban estos accesorios y lograron vender sus primeras creaciones.

Decidieron nombrar su empresa como Limary’s porque es la combinación de sus nombres. “Queríamos que sonara bien y que tuviese un atractivo para el público al que nos enfocamos y que fuera fácil de recordar y pronunciar”, cuenta Liliana, quien asegura que tuvieron al principio tuvieron varios intentos fallidos de no que no rimaban.

Con estos detalles resueltos, las dos amigas se concentraron en dedicar tiempo a promocionar sus productos y a elaborar más y nuevos diseños. La idea que las guiaba era hacer diseños nuevos para que cada clienta tuviera un collar único. Entonces comenzaron a conseguir tela y accesorios que le dieran elegancia y un toque diferente a cada collar: pedrerías, dijes, entre otros. “Les ponemos detalles que hagan resaltar la elegancia, los colores y los diseños”, nos dijo Liliana.

El sueño de estas chicas se está convirtiendo en realidad y pretenden hacerlo más grande. A corto plazo, les gustaría que más personas conozcan sus productos, pero a un mediano plazo, su aspiración es poder tener su primera tienda donde puedan llegar sus clientas y puedan ver cada uno de sus diseños. Liliana cree,  incluso, que podrían comenzar a vender otro tipo de accesorios.

Los ánimos de Liliana y María José muy grandes. Ellas piensan seguirse especializando en hacer collares y no solo de tela, sino que de otros estilos.  

Después del empuje que estas amigas le dieron a su negocio, comparten un buen consejo para todos aquellos que quisieran comenzar:

“Por más que vean que las cosas no salen como lo han visualizado, no es razón para dejar de luchar y creer en ustedes mismos como grandes emprendedores, los obstáculos siempre estarán y, aunque cierran puertas, verán que Dios les abrirá mil más; todo es cuestión de constancia y perseverancia”.

Enterate de nuevos diseños en las redes sociales de Limarys

https://www.facebook.com/limarystyle/

https://www.instagram.com/limary_style/